Translate

Translate

jueves, 22 de mayo de 2014

A veces tengo que mover las manos para asegurarme de ser yo quien controla mi cuerpo, la situación, el presente. Lo hago y me quedo más tranquila al comprobar que me obedecen, pero entonces surge otro conflicto interno porque no sé si soy yo quién ordena el movimiento y ni siquiera qué es el movimiento. Me veo de repente succionada por un espacio blanco, hermético, la voz no se propaga. Deseo dejar de necesitar y empiezo a preguntarme otra vez si necesito desear cosas continuamente, pero luego atraigo mis deseos y me quedo vacía, expectante continua de situaciones absurdas. ¿Por qué sólo me llena lo inesperado? Deseo que me sorprendas, mierda, otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario