Translate

Translate

jueves, 19 de enero de 2017

Quisiera coger tus laboriosos días y embutirlos en un saco de cemento. Del sueño has hablado tú y tú y ya no queda nada, te has tragado las críticas y las réplicas, huiste del terremoto más prolífico, sus obras eran cortas pero centelleantes, como trozos de metal forjado, como alforjas llenas de alimentos para callar tu cuerpo y matar tu nombre. Tu cinturón de seguridad es una serpiente elástica que te libra del peligro, pero ocúpate de mantenerla contenta, su picadura es bestial, moral al primer segundo, fosforescente tu cuerpo al ser mordido podría servir de faro luminoso para los demás autos. Ahora que has decidido autoflagelarte, autorrealizarte, fusilarte, amamantarte, saludar a todos con un gesto de muñecas. La acción más indignante, irte a pedir a casa. Tu casa es mi cuerpo, tu templo mi orina, de mis deshechos montas circos y yo sinfonías de dominación. De tus cantos son testigos ya todo el mundo. Tu nuca azul como el cielo, azul como el mar, azul como todas las pelotas que perdí debajo de los coches, y yo buscando como un gato triste, como un gato solo, como un gato que encuentra pelotas que no quiere. ¡Ay! Yo nunca quise las pelotas que perdí, pero tampoco esos gatos las querían, yo quería los gatos a los que me llevaban mis pelotas, pero ellos huían del azul como yo no lo hago de tu nuca. Los vasitos que te bebiste han servido para construir un túnel, sólo tuve que romperles el fondo, romperles el fondo y romperles el fondo. 

miércoles, 21 de diciembre de 2016



Estás aforada en mi ingratitud, anclada en mis obsesiones, te paseas lánguida por mi solitario cuerpo, ¡y mira que te busco!, te busco toda la noche, entre mis plagas, entre mis dientes, entre mi herencia.

Apología a la navidad2

Quiero que me gires la cara, que me des la vuelta al cuerpo para mirarme desde lejos. Has venido con pimienta en vena y yo con deseos de tragar tu sangre si la escupes en mi boca. Arráncame los días flácidos de alegrías por los viejos amigos y esos envidiables sonidos blandos, las bocas esas, todas las opiniones que me importan una mierda, todos los que ahora son poetas, todos los bohemios, muerte. Absenta para incendiarlos a todos y esnifarnos sus restos, si tú no ardes. De esta pira funeraria se salva mi mano y todo lo que toco. Te quiero coger como una gata coge a sus crías, del cuello y despacito. 

Apología a la navidad

Las sábanas, mármol blanco roto por la habitación, intentando dormir, creándonos nuestras propias alucinaciones para caer en un trance onírico, pero no se puede, no se puede, nuestra cabeza anda en otra parte y nuestras pulsaciones saltan como perros contentos. 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Anclada en el pálpito
te yergues entre la sangre.
Traes ropa para mí en tu cuerpo,
entre la sangre de la que brotas
disfrazada de recién nacido.