Translate

Translate

miércoles, 20 de abril de 2016

Cuando pueden señalizar tu existencia con sólo sacudir un dedo, no es por su fuerza, es la amnistía que tú aplicas sobre ellos para liberarlos del miedo a ser un mortal más, un mortal que no reconoce su poder en la carne y el espíritu propio. Eres benevolente y mueres por ellos. Ellos se elevan hasta un lugar que no les corresponde, ni siquiera existe, y se hablan por colores y agudos sonidos hasta descorazonarse, hasta impulsarse tan fuerte como ellos pueden y no salir del cuadro, hasta que se atrapan en sus propios sonidos, en esos telegramas enviados desde la habitación de auxilio, donde antes montaban fiestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario